Juan, un pintor de 55 años, que gozara de cierto renombre años atrás, pasa sus días recluido junto a su gata Moi, sumido en una profunda depresión por el estado intrascendente del arte contemporáneo. Pero después de 10 años de no producir absolutamente nada, se le presenta la oportunidad ineludible de presentar su nueva serie de pinturas en una retrospectiva. Agobiado por la fecha límite e intentando hacer una declaración, Juan prepara su obra final, una obra tan chocante y controversial que no podrá  ser ignorada.